• Rodolfo Ojeda: “Hoy en día, las empresas compiten a nivel internacional”


    27 de Junio del 2022
    Reproducir:

    Presidente del Gremio de la Pequeña Empresa (COPE) de la CCL

    image_pdfimage_print

    En los dos años que duró la pandemia, un promedio de 135 mil Mypes dejaron de operar y muchas otras cambiaron de modelo de negocio para adaptarse a la nueva normalidad. Actualmente, los microempresarios siguen luchando por crecer en un contexto de inestabilidad política y económica. Rodolfo Ojeda, Presidente del Gremio de la Pequeña Empresa (COPE) de la CCL, nos da su punto de vista acerca de esta situación.

    Después de la pandemia, las Mypes han debido innovar y adaptarse a la nueva normalidad. ¿Cuáles son los retos actuales que deben enfrentar en el sector?

    Después de haber sorteado la pandemia, el siguiente reto que deben enfrentan los microempresarios es cómo seguir creciendo en medio de la inestabilidad política y económica que enfrenta el país. Hoy en día, los empresarios se enfrentan a la incertidumbre, a la inflación y así es muy difícil continuar creciendo. Sin embargo, hay que poner de nuestra parte también; capacitarnos en tecnología, sobre todo, aprovechando las nuevas herramientas de marketing digital, e-commerce, entre otros, para potenciar nuestro negocio.

    Cabe resaltar, que de la microempresa dependen los puestos de trabajo de aproximadamente 9 millones de peruanos. Somos el 99% de la fuerza laboral del país.

    ¿Por qué cree que el número de microempresas todavía es tan alto en el Perú?

    Porque si los microempresarios quisieran pasar a ser una pequeña o mediana empresa, se enfrentan a tremendos papeleos, cobros excesivos y muchos baches que, en vez de incentivarlo, lo desmotivan. Es como si se castigara el éxito.

    Lo mismo sucede con la formalidad…

    Por supuesto. En el Perú, la mayoría de empresas nacen informales y en el camino recién se vuelven formales. Eso no debería ser así. Necesitamos que el gobierno incentive a los empresarios a la formalización y a la creación de empresas en poco tiempo.

    ¿Cómo alentar a los micro empresarios a crecer en medio de esta crisis?

    Hay que hacerles entender que la pandemia ha dado un golpe hacia el futuro. Quizás arruinó muchos negocios, pero también nos ha dado facilidades como la tecnología. Hoy en día se pueden gastar menos recursos y podemos trabajar desde cualquier lugar. Entonces, hay que aprovechar eso, capacitarse más y comprender que nuestra competencia ya no es la empresa que está al lado, sino que puede serlo un negocio de Alemania, Japón, competimos a nivel internacional.

    ¿Cuál es el principal problema que enfrentan los microempresarios?

    El problema es que la mayoría de microempresas nacen como autoempleos. Es decir, al no encontrar trabajo, muchas personas emprenden y se convierten en autoempleados. Ellos hacen absolutamente todo y se vuelven esclavos. Día que no producen, día que no comen. Pero eso está mal.

    El empresario debe generar un sistema en el que estructure el crecimiento, en el que pueda delegar, crear áreas que funcionen sin necesidad de que todo esté atado a él.

    Esta situación sucede muchísimo con las empresas familiares…

    Exactamente. El microempresario tiene que aprender a confiar y a delegar. Pensar en grande. Eso significa, crear un sistema en el que cada persona tenga responsabilidades que ayuden a hacer crecer a la empresa. Así, cuando el fundador fallezca, el emprendimiento no muere, sino que incluso se fortalece o se busca la forma de innovar.

    En Europa es muy común que las empresas pasen a la cuarta o quinta generación, y se conviertan así en potencias generadoras de riqueza y de puestos de trabajo. Obviamente, la estabilidad política y económica tiene mucho que ver. Por eso, le pedimos al gobierno que nos de las facilidades para crecer, que ser mejor no signifique que nos caiga la SUNAT o que tengamos que pagar impuestos excesivos.

    ¿Entonces la solución no es solo tributar más?

    No solo eso, pues muchos microempresarios no ven el fruto de esos tributos. No saben si los impuestos van a parar a una escuela, a un hospital o a bolsillos ajenos. En otros países lo empresarios tributan sin problema porque tienen el apoyo del Estado para crecer. Nosotros, lamentablemente, no lo tenemos.

     

    No hay imágenes cargadas en la galería, por favor desactivar la opción de galeria.

    ESTUDIOS

    EMPRESA

    EXPERIENCIA LABORAL

    Tags

Dejar un Comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


 TE PUEDE INTERESAR



Suscríbete Contáctanos