• María Claudia, oncóloga: “De nada sirve detectar un tumor a tiempo si no hay acceso a los tratamientos”


    María Claudia Rodriguez, médico oncóloga y directora ejecutiva del Instituto Peruano de Oncología & Radioterapia
    18 de Octubre del 2022
    Reproducir:

    Empresa : Oncología S.A.C. Código de asociado CCL: 026323.0

    image_pdfimage_print

    Al día de hoy, el cáncer de mama continúa siendo una de las neoplasias más comunes en mujeres. De hecho, se posiciona en el primer lugar en cuanto a número de casos. Solo este año, se detectaron 6985 nuevas detecciones, lo que significó un aumento de 40% respecto a años anteriores.

    Para María Claudia Ródriguez, médico oncóloga del Instituto Peruano de oncología & Radioterapia, “en los próximos años, la situación mundial empeorará aumentando estos casos en un 40% en los próximos años”, señala.

    Ante esta problemática, la oncóloga cuenta en exclusiva para  Conectados, cuáles son los alcances de esta enfermedad y cómo el Perú podrá hacerle frente a esta alza de casos.

    En pleno 2022, ¿cuál es el panorama actual del cáncer de mama?

    En el Perú continúa siendo la causa de muerte más importantes en mujeres y se estima que estas cifras aumenten en un 40% en los próximos años.

    ¿Cuál es la razón de este pronóstico?

    Son múltiples factores, como sabemos, y muchos de ellos no se están manejando adecuadamente. La causa más frecuente continúa siendo la exposición a hormonas endógenas. Estas crecen cuando nos sometemos a tratamientos para la menopausia o cuando las mujeres tienen hijos en edades tardías. Algo que pasa actualmente.

    Eso sí, hay que diferenciar entre hormonas endógenas y exógenas. En el grupo de las últimas están los anticonceptivos orales y esos, al día de hoy, no se ha comprobado que produzcan cáncer.

    ¿Y qué hay del factor genético?

    Por supuesto que es un factor de riesgo, pero, aunque muchos no lo sepan, no es de los más comunes. Las mutaciones que tienen algunas personas del gen BRCA 1 Y BRCA 2 aumentan en un 65% y 50% las posibilidades de desarrollar cáncer respectivamente. No obstante, tener esta mutación es poco común. En todo caso, si un familiar de primera línea ha tenido la enfermedad (mamá, abuela, tía, etc.) es vital tomar acciones de detección tempranas.

    Debido a este incremento de la enfermedad, los esfuerzos se están volcando hacia la prevención. ¿Cómo se maneja el Perú en cuanto a ello?

    Hay que recordar que cuando hablamos de prevención significa todo lo que podemos hacer para prevenir la enfermedad como: bajar de peso, ser madre más joven, dar de lactar, entre otros.

    Pero cuando ya se encuentra la lesión, hay que hacer un examen diagnóstico. Ahora, aquí hay otra problemática que señalar: ¿De qué sirve que una mujer se diagnostique sino podrá acceder a una mamografía, o tendrá que esperar al menos 6 meses por un tratamiento? Esto sucede en la salud pública y es terrible para la enfermedad.

    ¿Pero qué podríamos hacer por nuestra parte para prevenir?

    En primer lugar, las mujeres deberíamos tomar conciencia sobre el riesgo que tenemos de padecer cáncer de mama. Según eso, actuar. Por ejemplo, si tienes algún familiar con esta neoplasia, será mejor empezar las evaluaciones 10 años antes de lo estipulado por el país. Así, si la mamografía se hace aquí a partir de los 40 años, a los 30 ya deberíamos hacernos una ecografía.

    Por otro lado, el autocuidado es importante, que siempre la persona de auto examine el seno, aunque es verdad que no siempre se palpan las lesiones. En todo caso, lo mejor es no dejar las cosas a última hora.

    Y es que al principio el cáncer de mama no presenta síntomas…

    Es verdad. Por eso, se las somete a exámenes especializados. Pero también hay otros signos que podemos tomar en cuenta como el engrosamiento de la mama o si esa habitual diferencia de tamaños en los senos se vuelve más grande. También la piel puede enrojecerse o tener hoyuelos como piel de naranja. Incluso, salir sangre o secreción por el pezón sin estar embaraza.

    ¿Cuáles son los tipos de tratamientos disponibles para el cáncer de mama?

    El manejo de esta enfermedad es multidisciplinario. Aquí interactúa el cirujano mastólogo oncólogo, el oncólogo clínico, el radioterapeuta, entre otros especialistas. El tratamiento elegido dependerá del estadio de la enfermedad. Si es un cáncer temprano se puede recurrir solo a la cirugía de conservación y a la radioterapia, muy usada en estos casos.

    En casos más complejos, se puede recurrir a la quimioterapia para evitar que el cáncer regrese. Además, también existen terapias biológicas que atacan al tumor de forma específica; la inmunoterapia que enseña al cuerpo a luchar contra la enfermedad o la braquiterapia, que es un tipo de radioterapia interna, que tiene contacto con la piel o el órgano. En realidad, son muchísimas y todas disponibles en nuestro país.

    Lo principal es tener acceso a estos tratamientos y someterse a ellos…

    Es verdad. El acceso, como ya he dicho antes, es un tema que debería ser prioridad por parte de las autoridades. Y en cuanto a lo segundo, las personas deberían entender que no hay que tenerle miedo al tratamiento, sino a la enfermedad. A veces –y es comprensible-, muchas mujeres se concentran en la pérdida del pelo, náuseas, olvidando que lo primordial es superar la enfermedad.

    ¿Pero cuál es el principal miedo de las mujeres que pasan por cáncer de mama?

    Muchos podrían pensar que es la pérdida de la o las mamas, pero la verdad es que temen mucho más perder el pelo. Y se entiende. Finalmente, se pueden colocar prótesis y tampoco están a la vista, pero la pérdida de pelo, de cejas, pestañas se ve y eso causa inseguridad. Sin embargo, en mi experiencia, he visto que las mujeres superan rápidamente este temor.

    Cuéntame, ¿Cómo debería ser el rol familiar cuando se sufre de esta enfermedad?

    Siempre se debería asignar a un familiar que acompañe a la persona afectada. Porque el médico puede hablar con el paciente, pero él está muy confundido para entenderlo.

    En ese sentido, la psicología oncológica puede ayudar mucho…

    Sí y es uno de nuestros servicios. Además de ello, nosotros hemos formado la Asociación Peruana Vida sin Cáncer, donde atendemos a cerca de 80 pacientes, la mayoría con cáncer de mama. Aquí, los médicos, psicólogos, nutricionistas, entre otros hacen charlas para estas mujeres y, a su vez, ellas encuentran apoyo en otras mujeres que pasan por lo mismo. Es algo muy poderoso.

    Esto es importante sobre todo en una sociedad que te dice que no puedes ponerte triste…

    Es que hay mucha propaganda que reza “sé fuerte”, “lucha”, y no está mal, pero hay que entender que cada persona tiene su propio proceso. Además, no es lo mismo un paciente con cáncer que tiene recursos y acceso a tratamientos con uno que no los tiene. Por eso, los médicos debemos saber afrontar distintas realidades.

    De lo que se habla poco aún es de las personas cuyo cáncer es metastásico y ya no hay probabilidad de cura…

    En esos casos, lo mejor sería convertir al cáncer en una enfermedad crónica, tal como la hipertensión o la diabetes. Esto significa, esforzarse para que el paciente pueda vivir sin que se vea afectada su independencia. Lo malo es que la mayoría de las metástasis de cáncer de mama se van a los huesos o al cerebro, lo que hace un tanto complejo el abordaje. Por ello, la vía de acción es la prevención.

    ¿Cómo pueden ayudar las autoridades para luchar contra las cifras de esta enfermedad?

    En primer lugar, debemos trabajar el tema de educación, dando charlas, activando tamizajes gratuitos, pero también, y es lo más importante, hay que trabajar en el acceso a la salud. A mí me da rabia ver que en muchos hospitales el mamógrafo funciona solo hasta las 5pm. Cuando hay personas que esperan horas por una prueba. Nuestro mamógrafo, por ejemplo, funciona hasta las 11 pm.

    ¿Por qué las autoridades no se ponen manos a la obra?

    Es complejo. Creo que el mejor camino debería ser que el Estado se alíe con el sector privado para priorizar diagnósticos y tratamientos, ahora, el problema es que el Estado debe millones de soles a estas entidades. Entonces, es horrible para todos. Para el país significa personas con discapacidad, que dejan de contribuir con riqueza, para ellos es el dolor de padecer una enfermedad y para los médicos es la impotencia de no poder ayudarlos a todos.

    Aun así, no pierden las esperanzas…

    Es que no podemos. Nosotros tenemos otra mentalidad. Somos una institución creada por médicos. El director es mi papá, Wilder Rodríguez, oncólogo jefe del servicio, y también estoy yo como oncóloga y mi hermana como radioterapeuta. Al ser una familia de médicos, sabemos realmente lo que se sufre y se vive en la lucha contra el cáncer de mama.

     

    No hay imágenes cargadas en la galería, por favor desactivar la opción de galeria.

    ESTUDIOS

    EMPRESA

    EXPERIENCIA LABORAL

Dejar un Comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


 TE PUEDE INTERESAR



Suscríbete Contáctanos